lunes, 26 de febrero de 2018

Coleccionismo runner



¿Habéis visto “El coleccionista de huesos”? ¡qué buena película! ¿y “El coleccionista de amantes”? El cine siempre ha recelado de los coleccionistas; si sale un coleccionista en el titulo en todos los casos que conozco se trata de un asesino en serie. Y si no sale en el titulo pero hay un personaje coleccionista en la trama, en la mayoría de los casos se trata de un inadaptado social. 

 
Lo más alucinante de la colección de relojes de Miguel, es que ninguno tiene GPS 


Tenemos coleccionistas de insectos, de sellos, de comics, de muñecos de Star Wars. Hasta de lo que sea que toque en los fascículos del quiosco, como cerámicas de Cuenca o Dedales del mundo.
Y cómo no, el Marques de Leguineche, y su colección de vello púbico. Esta, lejos de inventada estaba inspirada en el mismísimo Lord Byron, aunque éste guardaba en sobres lo que en la Escopeta nacional se guardaba en botes. 

 Basado en una historia real, os lo prometo

Lo más trending ahora es… ¿se dice trending? Antes se decía cool; aunque yo sigo diciendo chupi y chachi, la verdad. Bueno, que mola mazo ser “coleccionista de experiencias”; aunque yo creo que es lo que toda la vida hemos llamado “vivir”; hacer cosas, vaya. 

Como buenos coleccionistas, intentamos tener una colección que sea admirable para el resto de los coleccionistas; bien porque dispongamos de algunas piezas muy difíciles de conseguir o bien porque nuestra colección sea más grande que las de los demás. 


Anette nos presenta su conejo, el más grande del mundo


Los organizadores de carreras lo saben, saben que los runners somos coleccionistas. De camisetas, de dorsales, de medallas, de fotos con marca de agua…


Esto podría ser tuyo, y lo sabes.


En mi caso particular soy raro hasta para esto. Tiro la mayoría de los dorsales y medallas de carreras, y uso las camisetas para entrenar y cocinar hasta que se manchan de grasa y a la basura. Solo guardo algunas que son verdaderamente especiales para mí, asociadas con primeras veces; las primeras veces son siempre especiales. 



Mi primera San Silvestre Vallecana, primera Media Maratón (sin medalla), primera Carrera de montaña y la Media de Pamplona, que fue especial por otras razones. Esos tengo yo, y no sé si guardaré muchas más; la verdad. En 2018 si todo marcha bien, una o ninguna más para la colección.
Y vosotros ¿qué coleccionáis?  


Y para escuchar, una primera vez que todos recordamos, #BeGalo