miércoles, 24 de enero de 2018

Torpes, no estamos solos

Siempre os pongo una canción en cada post, pero hoy me apetece cambiar el orden de las cosas, vengo revolucionario de mis viajes. Hoy empezamos con una canción. 

Por si hay una pregunta en el aire
Por si hay alguna duda sobre mi
Hoy quiero confesarme
Hoy que me sobra tiempo
Voy a contarle a todos como soy 

Y ¿cómo soy yo? pues torpe y vergonzoso. A lo largo de mi vida me lo he demostrado un número importante de veces, me he apuntado a clases de bailes de salón, a Body Combat, a GAP, a Aerobic, Step, y algunas otras clases grupales siempre con el mismo resultado, parece que tengo un palo de fregona metido en... sí, sí, de fregona. De fregona y no de escoba, sí, son muy distintos, ¿no lo sabíais? pues hay que culturizarse un poco, amigos españoles, que somos potencia mundial. 



España es un país que no se encuentra en las primeras posiciones de muyas cosas, pero somos una potencia mundial en la categoría "poner palos a las cosas"...  la obsesión nacional con meter el palo no es algo que venga de ahora. 

En 1958 un caramelo miró a Enric poniendo ojillos y ni corto ni perezoso, Enric le metió el palo. Y por si alguien dudaba de su intención, le llamo "Lame, Maria Jesus"; menos mal que alguien del departamento de branding le dijo: "Enric, así no lo vendemos", y al final quedó en Chupa-Chus.



Y no ha sido el peor. Os pongo en situación: 1964, el ingeniero Manuel Jalón es enviado a Estados Unidos para aprender técnicas de mantenimiento de aeronaves. En su tercer día se queda embobado observando como un hermoso soldado de físico envidiable se encuentra arrodillado dándole la espalda mientras friega el piso... y se imagina metiéndole el palo. A la bayeta. Puto pervertido. 

Pues eso, que esto me pasa a mí. No lo de que me quieran meter el palo; o sí, no lo sé, la verdad es que no me importa, yo también quiero meter mi palo a otras personas. Pero no quería hablar yo de esto, sino de mi torpeza y timidez. 



En serio, soy torpe por timidez. Cuando me siento observado, pues parece que me han metido un palo... cómo cantaba Alejandro Sanz (joder, que post llevo, referencias a Isabel Pantoja y Alejandro Sanz. Tengo que hablar seriamente con el negro que me los escribe, esto no va a colar como mío), cuando nadie me ve o cuando estoy con personas de confianza pues me suelto, bailo regular, tengo un nivel adecuado de esquí, sé jugar al baloncesto, al futbol sala, y hasta soy un tipo majete en distancias cortas. 

Pero hace tiempo que me rendí en lo referido a pasarlo bien en una clase grupal en un gimnasio, incluyendo las de ciclo indoor. Me bloqueo y el resultado es divertidísimo, para todos, menos para mí. Es muy raro que me veáis bailar, o participar en esas mini clases de zumba que algunas carreras nos montan para animar el calentamiento. Si alguna vez me veis, sospechad que mi parte Drinking va ganando a mi parte Runner ;-)



#BeGalo