miércoles, 31 de enero de 2018

Curso Galo (7) de running - A por una carrera



Bueno, bueno, bueno… yo no sé vosotros, pero Runbelix lo está ya deseando. Ya llevamos unos meses corriendo con una cierta asiduidad, nos hemos comprado algo de material específico, hemos hecho entrenamientos de fuerza, aprendido sobre técnica de carrera, jugado al Fartlek (sí, jugado) y algunas cosas más… ya toca, ¿no?

 Sí, ya es hora de carrera

En este tiempo, ha habido un buen numero de carreras cerca de ti, especialmente si vives en una gran ciudad donde cada fin de semana hay varias. Has leído a otros runners en su Facebook, Tweeter, el bar, el trabajo y un largo etcétera contar sus experiencias en carrera, y a lo mejor hasta has salido a ver alguna en vivo y animar a los participantes. 

Animar mola muchisimo

Pero hay algo que te ha preocupado: ¿haré el ridículo? ¿voy a quedar el ultimo? ¿a las carreras no va gente solo gente con mucho nivel? Al menos esto es lo que me preocupaba a mí, pero no. No vas a hacer el ridículo, aunque quedes el ultimo; y no, no va solo gente de mucho nivel.

Cuando uno se apunta a un partido de tenis, o de futbol, o de billar, lo normal es que le importe si gana o pierde contra su contrario. Pero en las carreras no es así, en las carreras hay un gran número de personas que solo quieren ir a correr, a veces a mejorar sus resultados de veces anteriores y a veces solo por correr un rato con gente, o por acumular experiencia, o porque sí. ¿vamos a una? 

Los primos de Runbelix corren mucho. Gracias @santacenero

Lo primero, elegir. Elegiremos una distancia que nos resulte más o menos cómoda, solo hay una primera vez y no queremos recordarla como un fracaso sino como algo divertido que hemos disfrutado (vamos, que no sea como mi primera vez sexual). 

Desayuna lo que cualquier día de rodaje, vístete como cualquier día de rodaje, y ponte las mismas zapas que te has puesto tantos días… no estrenes nada para la carrera (esto incluye la camiseta de la carrera salvo que vayas a llevar algo conocido debajo, que la camiseta te roce es muy molesto).

 Supervivencia pezonil

Llega pronto, calienta tranquilo y ponte en la zona de salida que corresponda con tu tiempo objetivo a ritmo cómodo (de nuevo, es un día de disfrutar); suele haber carteles o señores con un globo gigante atado. Si dudas, ponte atrás; mejor adelantar que ser arrollado por los pro (sí, habrá pros, pero normalmente salen tan deprisa que ni les ves) 

Disfruta el ambiente, la animación, la música, el speaker (los hay muy guapos, que lo sepas; suele ser difícil ligarles porque están hablando al micro, pero no te cortes en saludar), es como entrar en una fiesta, no te importe charlar con los demás, preguntar a qué ritmo irán, hacer grupeta o encontrar compañeros de carrera.


Drinkinrunners, si te los encuentras, unete

Cuenta atrás (o no) y disparo de salida (o no) y ¡a correr! Sal a tu ritmo cómodo, no te dejes llevar por los pros y haz lo que sabes hacer, correr tranquilamente. 

Depende de la distancia y carrera que hayas escogido, habrá avituallamiento o no. Si lo hay, no te cruces delante de otros corredores de golpe que puedes provocar accidentes, ve colocándote con calma. Si vas a frenar mucho o parar para beber, échate a un lado y ten cuidado al reincorporarte.

 A veces es más complicado que conseguir una copa sin garrafón en nochevieja

Intenta guardar fuerzas para la llegada, quieres una buena foto de recuerdo y ninguna mejor que tu propia sonrisa de felicidad al cruzar el arco de meta. 

¡Disfruta de tu primera vez!

#BeGalo

Un clasico pre-pistoletazo de salida que nos pone a mil




miércoles, 24 de enero de 2018

Torpes, no estamos solos

Siempre os pongo una canción en cada post, pero hoy me apetece cambiar el orden de las cosas, vengo revolucionario de mis viajes. Hoy empezamos con una canción. 

Por si hay una pregunta en el aire
Por si hay alguna duda sobre mi
Hoy quiero confesarme
Hoy que me sobra tiempo
Voy a contarle a todos como soy 

Y ¿cómo soy yo? pues torpe y vergonzoso. A lo largo de mi vida me lo he demostrado un número importante de veces, me he apuntado a clases de bailes de salón, a Body Combat, a GAP, a Aerobic, Step, y algunas otras clases grupales siempre con el mismo resultado, parece que tengo un palo de fregona metido en... sí, sí, de fregona. De fregona y no de escoba, sí, son muy distintos, ¿no lo sabíais? pues hay que culturizarse un poco, amigos españoles, que somos potencia mundial. 



España es un país que no se encuentra en las primeras posiciones de muyas cosas, pero somos una potencia mundial en la categoría "poner palos a las cosas"...  la obsesión nacional con meter el palo no es algo que venga de ahora. 

En 1958 un caramelo miró a Enric poniendo ojillos y ni corto ni perezoso, Enric le metió el palo. Y por si alguien dudaba de su intención, le llamo "Lame, Maria Jesus"; menos mal que alguien del departamento de branding le dijo: "Enric, así no lo vendemos", y al final quedó en Chupa-Chus.



Y no ha sido el peor. Os pongo en situación: 1964, el ingeniero Manuel Jalón es enviado a Estados Unidos para aprender técnicas de mantenimiento de aeronaves. En su tercer día se queda embobado observando como un hermoso soldado de físico envidiable se encuentra arrodillado dándole la espalda mientras friega el piso... y se imagina metiéndole el palo. A la bayeta. Puto pervertido. 

Pues eso, que esto me pasa a mí. No lo de que me quieran meter el palo; o sí, no lo sé, la verdad es que no me importa, yo también quiero meter mi palo a otras personas. Pero no quería hablar yo de esto, sino de mi torpeza y timidez. 



En serio, soy torpe por timidez. Cuando me siento observado, pues parece que me han metido un palo... cómo cantaba Alejandro Sanz (joder, que post llevo, referencias a Isabel Pantoja y Alejandro Sanz. Tengo que hablar seriamente con el negro que me los escribe, esto no va a colar como mío), cuando nadie me ve o cuando estoy con personas de confianza pues me suelto, bailo regular, tengo un nivel adecuado de esquí, sé jugar al baloncesto, al futbol sala, y hasta soy un tipo majete en distancias cortas. 

Pero hace tiempo que me rendí en lo referido a pasarlo bien en una clase grupal en un gimnasio, incluyendo las de ciclo indoor. Me bloqueo y el resultado es divertidísimo, para todos, menos para mí. Es muy raro que me veáis bailar, o participar en esas mini clases de zumba que algunas carreras nos montan para animar el calentamiento. Si alguna vez me veis, sospechad que mi parte Drinking va ganando a mi parte Runner ;-)



#BeGalo



jueves, 18 de enero de 2018

Me gusta el dolor

Hace casi 20 años que me hice mi primer tatuaje. Dolió, vaya si dolió. No recuerdo la cara del tipo que me tatuó, pero recuerdo perfectamente que lo primero que pensé al sentir las agujas fue "¡Joder, como duele! ¿Estaré a tiempo de decir que ya no lo quiero?". Pero aguanté.... más o menos, tuvimos que hacer una pausa y darme una bebida para que no me desmayara. 

Aquello dolió como para tardar más de 15 años en volver, pero como decía el gran Sevilla, de Los Mojinos Escozios, estoy cada día más cerca de parecer un tebeo de Mortadelo (Madre, no se asuste usted, es solo una exageración para que el lector se ría. Tengo más sin tatuar que tatuado, como la prometí).

Me gusta tatuarme. Sí, siempre me ha gustado ver como alguien dibuja, pinta, construye o destruye; ver como algo va cambiando ayudado por el artista me hipnotiza y puedo pasar horas (las paso, de hecho) en silencio viendo como mi piel es el lienzo que el tatuador utiliza. Sí, yo, horas en silencio. Que sí... de verdad.

Y asombrosamente, ahora me gusta el dolor que me produce tatuarme. Sí, no pongáis cara de sorpresa que a vosotros también os pasa. A lo mejor no tatuándoos, pero seguro que muchos tenéis en vuestra casa esto:

Yo pregunto, ¿qué puta mente pervertida ha inventado esto? queridos amigos de Decathlon... ¿qué clase de sicopata habeís contratado? ¿Estais todos bien? alguien capaz de diseñar esto un día agarra un arma y se carga a la mitad de la plantilla. 

Lo de fuera es un tipico rodillo de descarga para deportistas, la utilización es sencilla y ya practicamente todos tenemos uno. Por si acaso sois el que no, usando nuestro propio peso hacemos rodar el rodillo bajo la parte muscular que se encuentra cargada y ayuda a que se relaje.

Pero se abre, y tiene cosas dentro... vamos a verlo:

¿Esto qué es lo que es? Es el tipico rodillo de esposa celosa de los chistes malos, pero en versión mejorada. Cuenta con dos formas cilindricas en los laterales pensadas para el agarre, o para meterselo por orificios al diseñador. Y con tres pequeños rodillos independientes con protuberancias... no vale para hacer pizzas, se te quedan llenas de agujeros y al poner la piña, se cuela. 

Pero no es lo peor, lo peor está debajo....



Vamos a ver, la persona que lo ha diseñado ha partido de una pelota. Una pelota, el juguete de nuestras vidas... una pelota nos gusta desde que somos bebés, hasta (en el caso de los tios) la vejez más absoluta. Nivea, esos sí que hicieron supieron hacer cosas con una pelota.

Hay que ser un pervertido para partir de un juguete como una pelota y generar un instrumento de tortura y dolor. ¡qué si lo dejo por casa mis hijos juegan con ello como si fuera una cosa inocente! Ni una pegatina de "mantener lejos del alcance de los niños" trae.

En serio, ¿Alguién puede explicarme por qué se vende esto sin carnet?

Pues me mola, duele, pero me gusta. Como dice el gran Babo P.C.D.S.A.L.V.C es como el dolor de muelas, que te duele, pero no quieres que te la saquen.

#BeGalo



lunes, 8 de enero de 2018

Curso Galo (6) de running - El Fartlek

Cuando era pequeño le hice a mi padre un pequeño marco con fotos para pegarlo en el salpicadero del coche, debajo de las fotos de los cuatro hermanos y mi madre ponía: "Papá, no corras" 

Tiene cojones la cosa, y ahora escribo un curso para que no solo corramos todos, sino que lo hagamos lo mejor posible y disfrutando.

También recuerdo que en casa de mi padre el unico gordo con barba que gusta es Bud Spencer y por su poetica Galleta Castellana a mano abierta; así que los juguetes los traian los Reyes Magos; y estos los traen tan cerca de la vuelta al cole que el primer día de colegio en mi infancia, los niños llevabamos juguetes y nos dejaban usarlos en clase. 

Así que, como hoy es el primer día de Curso Galo de Running, hablaremos de jugar. Concretamente del archifamoso "Juego de velocidad"... no os suena, ¿verdad? ¿y si os digo Fartlek? ¿mejor?... bueno, no os preocupeis que lo hablamos ahora. 

 

Lo primero, Fartlek es una palabra sueca como Ikea, que quiere decir "juego de velocidad" y que está tremendamente aceptada para referirse a un tipo de entrenamiento. Incluso los que exiguen mantener Correr o Atletismo y no decir Running la utilizan tranquilamente como palabra perfectamente española.

Todo lo sueco tiene nombres feos menos 
Victoria, que no tiene feo ni el nombre

¿En qué consiste? 

En correr constantemente con cambios de ritmo muy apreciables, un poco muy rapido, un poco lento, muy rapido otra vez, lento de nuevo...de aquí el nombre, jugar con la velocidad. No vale pararse ni caminar. 

¿Cuándo lo hacemos? 

Si llevas poco tiempo corriendo (eres muy novato, con cariño) tomatelo con calma, todos los entrenos que impliquen alta intensidad significan que habrá mucho desgaste, no hagas cambios muy bruscos que te puedes romper. 

 
Si eres novel, precaución

¿Para qué vale? 

Primero para relativizar el tiempo y el espacio, si te toca hacer un Fartlek por tiempos y has de hacer 1 minuto rapido, 1 minuto lento, 1 minuto rapido, 1 minuto lento; apreciaras enseguida que el minuto rapido parece un descanso publicitario de Antena 3 mientras que el minuto lento pasa tan rapido como Bolt en los 100 metros lisos.

Segundo, para darte "caballos" (repris, que dice mi padre). Te pone agil ante los cambios de ritmo en carrera, prepara tu cuerpo para un esfuerzo extra en un momento aleatorio, para subir una cuesta corta sin bajar tu ritmo, por ejemplo. 

El perro ladra, la vaca rie y el caballo se descojona

¿Como lo hacemos? 

Conozco tres maneras de hacerlos, y os las ordeno según me molan menos a más. 

1.- Por distancia: Una distancia rapida, una lenta. La lenta mucho más corta, para que no descansemos demasiado; por ejemplo 300 metros rapidos, 100 lentos, 300, 100, 300, 100. Así, unos 20 minutos. 

2.- Por tiempos: Yo me lo paso genial haciendo piramides, es un poco duro pero lo paso genial. Algo así: 1 min rapido, 4 lento, 2 rapido, 3 lento, 3 rapido, 2 lento, 4 rapido, 1 lento, 1 rapido, 2 lento. Pero también puede trabajarse con segmentos de tiempo fijos, o más largos, o más cortos. Cada configuración tiene un objetivo y seguro que vuestro entrenador sabe lo que quiere cuando os las pone.

3.- En grupo: Sin duda, la más divertida... Se decide un tiempo máximo y minimo para la fase lenta y la fase rapida y un orden de "saltadores". Y se empieza a correr, todos juntos a ritmo lento. 

Cuando el primer saltador quiera (dentro de los tiempos minimo y máximo marcados), "salta" del grupo con un cambio de ritmo y los demás tratan de seguirle hasta que decide volver al ritmo lento (de nuevo, respetando tiempos). Turno del segundo saltador, cuando quiera, y así consecutivamente. Así es puro juego y no como no sabes exactamente cuando toca el cambio, te mantiene atento, mucho más parecido a cambios de ritmo en carrera.

#BeGalo