lunes, 4 de septiembre de 2017

Martxantairox - me gusta ver fotos luego donde estoy sonriendo


Alguna vez tenía que pasar y ha sido hoy. 

Las reglas están para medir y trazar líneas rectas y normalmente en Europa vienen graduadas en centímetros y milímetros; y las normas están para respetarlas mientras que tengan alguna razón de ser, menos Norma Duval. A Norma Duval no la respeto nunca, soy #Duvalhater 

Pero por nada en especial, manías mías
 
He abierto una norma no escrita de la Aldea y he entrevistado a una persona que no corre, ni lo ha hecho nunca. Sin embargo, me hace reír muy a menudo, y hace maratones como paellas en el bar de enfrente de vuestro trabajo, una vez a la semana. Pero como nuestra locura no tiene normas, uno puede ser un loco que corre, sin correr. 

Galos y Galas, pónganse de pie y aplaudan porque hoy quiero presentarles a Martxantairox... 61 maratones (16 en lo que llevamos de 2017) y otras 5 pruebas de distancia superior.

Me he prometido a mí mismo no hacer ni un solo chiste que pudiera salir en Marca o AS, debo reconocer que "es un tipo con marcha" o "le va la marcha" son cosas que he pensado. Incluso en Karmele Marchante o los marchantes de arte. Ni voy a poner la canción de Rosario, ni la del rey Julian. 

Lectores sin hijos pequeños, les presento al Rey Julian
 
En los días de labor, creo que es espía, traficante de mejillones, concejal o ministro porque cuando le he preguntado por su forma de ganarse la vida me ha hecho una finta espectacular.

Pues creí que lo habrías adivinado, venga, adivina (pregunta trampa) 

Sé que una vez corrió. No de que se le escape el bus o delante de los grises, sino de ponerse un dorsal y echar carreras, pero no vamos a hablar de eso.

Un día le dio por andar deprisa. Como si tuviera muchas ganas de hacer pis, ¿cuándo?


Marché dos años cuando murió Paquito el chocolatero, hace ya más de 40 añitos, pura historia antigua, pero entonces jugaba también a basket y seguí con ello, volví a marchar en 2010 (después de 17 años abandonado a mis mollejas (delgadas, pero mollejas), hasta el tabaco lo compraba de paso yendo o volviendo al restaurante.



Me iba a casar con mi viuda, aunque llevábamos 20 años juntos, le hacía mucha ilusión a mi hija mayor, y como ya no había presupuesto en mi vida (hicimos el “banquete” en un chino). 

Menudos fiestones los chinos



Le dije que dejaría de fumar (no sé si lo sabes, pero de la época cuando yo salía, antes de las Olimpiada de BCN, había más postureo fumando que ahora en el Running, eso sí, tenía menos gastos en gadgets), porque fumaba lo mío, pero sin problema, le dije que dejando un vicio pillaría otro y que volvería a marchar, está claro que era más fácil desengancharse del tabaco. Podría haber corrido, pero teniendo ya una edad, con una vértebra rota (me pusieron una prótesis de titanio, más o menos cuando se estrenó la peli), consideré que me quitaría una vieja espina que tenía por haber dejado la marcha en su momento.



Fumar era guay, los tipos duros fumaban y ser duro era guay: pelo en pecho, comerse chuletones a diario, carajillo y solysombra, y ninguna demostración de sentimientos. "Los chicos no lloran" nos decían, para que luego digan que cualquier tiempo pasado fue mejor, menuda mierda. 

Hay un premio especial para aquellos 
que acierten quién es en esta foto

 
¿haces más deportes? 

Jugué a basket durante 20 años, de los 10 a los 30, no era ni bueno ni malo, sino todo lo contrario. Sí, también era diferente. Ahora no puedo jugar, y lo lamento, por la vértebra rota, me pasaba los partidos haciendo la cobra con todo mi esqueleto.

Voy a confesar algo. El servicio de documentación del blog es exactamente inexistente y a algunas personas las conozco bastante antes de presentarlas aqui pero a otras absolutamente de nada.

La historia de Martxantairox es así: un día me cruzo con un tipo que marcha en una carrera donde todo el mundo corre, nunca había visto a un marchador popular, solo a los elite (y no en carreras populares sino en la tele o entrenando en Casa de Campo); y en otra, y en otra, y en el maratón de Madrid, y en el de Pamplona, y en el de Vitoria. Siempre lleva el dorsal 32 por Leira Almagro, y siempre sonríe.


Le encuentro en Twitter y resulta que además de todo lo dicho, tiene una vis cómica estupenda, que me hace reír y siempre con un humor blanco y sanote a la par que loco. Se le nota que su inspiración es... me callo, me callo y le dejo seguir hablando a él, mejor así.

¿tienes una parte solidaría?

Supongo que como todos, sí, aunque hay mil maneras de ser solidario o de considerar que se sea, según como quieras enfocarlo

¿Qué te hace sonreír siempre? 

Los hermanos Marx (Groucho siempre 1º), Eugenio, la buena fe, las buenas noticias (de las que cada vez hay menos)recordar lo vivido en un maratón, pensar que yo mismo me exijo sonreír durante todo el maratón, o eso intento (#MaratónConUnaSonrisa), me gusta ver fotos luego donde estoy sonriendo, durante la prueba, aunque lo esté pasando mal a mi estilo, de hecho me he acostumbrado ya a que me hagan fotos, pensar que pueda servir para algo en una prueba estar llevando el #dorsal32….

Dice que es una de sus fotos favoritas

¿Qué te pone de mala leche siempre? 

Los políticos, la nueva corrección (lo que ahora es correcto ,o correcta, o no, o na. Que esté tan mal vistas cosas que antes eran normales, fumar, comer carne…), el hambre y la pobreza

Y llegamos al final, donde suelo pedir a los entrevistados que nos elijan la música para el post.. así pues: ¿qué te apetece escuchar?

Soy mucho de una canción, pero con unas cuantas canciones. Siempre quise ir a L.A. dejar un día esta ciudad  para dacing in the dark a la orilla de the river con mi hungry hurt, corazón de rock and roll, ni tu ni nadie puede cambiar que ponga más de una (aunque podrás poner lo que quieras) y no sigo porque te haría una espasa enlazando más canciones, que por lo que sé.

Pues aquí van 100, alguna coincidirá.