lunes, 9 de enero de 2017

El "chollo" de ser atleta profesional en la epoca del running



Dice mi buen amigo Raúl, que un deportista de elite es una persona que ha tenido la suerte de descubrir su don y más aún, poder vivir muy bien de ello... ¿Muy bien? 

 
Usain's Tough Life

“Deportista de elite”. Yo digo esto y pienso en Andrés Iniesta, Fernando Alonso, Rafa Nadal y el resto de superestrellas…. Si bien es cierto que ellos lo son, resulta que no son en absoluto los únicos deportistas de élite del país ni una muestra representativa de cómo vive un deportista de élite español. 

He contactado con un número de corredores de elite (por afinidad, aunque me temo que si lo hubiera hecho con jugadores de balonmano, ciclistas, nadadores, patinadores, etc… me hubiera encontrado lo mismo o peor). No voy a daros sus nombres por petición expresa, pero sí puedo contaros que he logrado una muestra bastante heterogénea con hombres, mujeres, pista, ruta, con más títulos, con menos títulos… todos élite.

 
Elite, de los de los dorsales con su nombre

Antes de que lo comparéis con vuestros propios sueldos, recordad que el trabajo de un deportista de élite es de casi 24 horas al día, 7 días a la semana. Hay que comer, beber, descansar, etc… como un deportista de élite, entrenar es solo una parte del trabajo (dura, pero solo una parte). 

He aprendido que en la mayoría de los casos si necesitan un fisioterapeuta se lo pagan de su bolsillo, como el nutricionista, el manager, los viajes a los “eventos clasificatorios”, etc… la selección nacional paga, es verdad. Pero solo cuando se viaja con la selección, hay que clasificarse primero.


 
Ponerse esta, cuesta dinero

He aprendido que sus contratos tienen duraciones de uno o dos años y que si no mantienen el nivel, se quedan sin ellos. Que las becas son solo el 65% de lo que pone, y el derecho a ganar el otro 35% con resultados el año siguiente, un título no garantiza un 100% de la beca.  

He aprendido que son viejos con menos de 35 años, y que ahí empieza su jubilación. O dicho de otro modo, las opciones son ahorrar para dejar de trabajar con 40 o tener una profesión alternativa para cuando llegue ese momento, en el que dejaras de hacer lo que llevas haciendo 24 horas al día, 7 días a la semana desde que tienes conciencia. 

 
Hagas lo que hagas, estudia. 

Si vuestros hijos os dicen “Mamá, quiero ser atleta profesionalmente” significará para su economía, con muchísima suerte y trabajo que los años que obtenga títulos importantes: 


  • Cobrará hasta 12.000 € del estado (Becas), si gana medalla en Juegos Olimpicos o campeonato del mundo.
  • Si da con un club que le pague, le pagará aproximadamente 600 €
  • Entre uno o varios patrocinadores ingresará 6.000 € (a veces en material, no en efectivo)
  • Le pagarán entre 300 y 2.000 € por acudir a carreras (depende muchísimo de la distancia y modalidad, la ruta se paga bastante más que la pista aunque la dedicación y el trabajo sean muy similares.)
  • Si gana muchas de ellas, ingresará en premios unos 3.000 €. 


Más detalle es cuasi imposible, como os decía al principio hay un número de variables demasiado alto (cuantas carreras al año, cuales, caché personal, etc….) que cada atleta gana una cifra distinta cada año. Pero todos coinciden en confirmarme que: un elite con muy buenos resultados, mucha suerte y capacidades de influenciar ganará 25.000 € brutos en un buen año. Sin lesiones, y con títulos importantes. 

 
Intentando saber cuanto vas a ganar el año que viene
 
Ciertamente, los hay con mejores ingresos (con los dedos de una mano los cuentas) y con peores (muchos). 

Todos, todos los atletas con los que he hablado tienen fuentes de ingreso fuera de lo que se refiere específicamente a ellos corriendo: son entrenadores titulados, dirigen o trabajan en comercios, son modelos, fisioterapeutas, organizan eventos o un largo etcétera de fuentes de ingreso alternativas. Más les vale.

 
Con este no he hablado, creo que gana un poco más

En definitiva, si vuestros hijos os dicen “Quiero ser deportista de élite”, aseguraos de que lo hace porque le hace muy feliz hacerlo, porque por dinero…. Sale mejor ser un mal barrendero (con todo mi respeto), que un gran deportista. Por desgracia. 

Raúl, creo que ahora los admiraremos aún más y seguiremos envidiando que disfruten de un trabajo para el que tienen un don. Pero vivir muy bien económicamente, eso no se lo podemos envidiar; solo podemos agradecer las alegrías que nos dan y su ejemplo



Gracias a todos los que me habeis atendido, os admiro.
 #BeGalo.

Mientras escribo, escucho: A mi manera .- El Noi del Sucre