martes, 28 de junio de 2016

¡Me cago en la primavera y el sueño que me da!

Ahora que ya se ha acabado, os lo puedo decir...¡Me cago en la primavera! Los días son más largos, las temperaturas son mejores (menos en Madrid, que ya estamos en el horno hasta Octubre), las sonrisas más habituales y las flores más bonitas.

Es la temporada ideal para el amor, para disfrutar de los parques y jardines, las terracitas, la apertura de las piscinas o los primeros baños en el mar. Pero yo, ¡me cago en la primavera!

Bueno, a veces mola

Tengo alergia.

Alergia: dícese de sentir en todo tu cuerpo como si el aire de la calle estuviera envenenado. Estornudos, picor de ojos, ronchas en la piel, más estornudos, más picor de ojos... qué os voy a contar, si cada vez somos más. Me cago en la primavera, otra vez.

Este tío está genial comparado conmigo

La lucha contra la alergia en mi caso es un quiero y no puedo. Cada año, dos o tres veces durante la primavera voy a la farmacia y compro antihistaminicos, siempre con la misma petición/deseo: "dame los que menos sueño me den, los últimos mal".

¡Hasta antihistaminicos infantiles he tomado! y, allá por el pleistoceno (a.k.a. antes de ser padre) dormía 12 horas de noche y 2 horas más de siesta cuando tomaba antihistaminicos... ¡y seguía teniendo sueño!

¿podéis ver esta foto sin bostezar? yo no

Porque la vida es sueño, y los sueños, sueños son (¡qué bien me ha quedado esta frase, parece hasta de otro!)

Y esto, es lo que me ha recordado la primavera este año, que en cuanto nazca arroba, me voy a pegar unos meses viviendo un con sueño, trabajando con mucho sueño, escribiendo con muchísimo sueño y entrenando con un sueño de mil demonios. ¿Lo habéis probado alguna vez? Yo, cada primavera.

He estado 15 minutos buscando los zapatos que tenía puestos, he salido de casa sin pantalones, me he dejado la comida, las llaves y el móvil. Me he levantado, duchado, vestido y conducido hasta el trabajo un domingo. Siempre en primavera, ¡me cago en la primavera!

Y cuando nació Eneko. Cuando nació Eneko hubo alguna noche que salí de copas con los amigotes, pero no a emborracharme sino a quedarme dormido en los garitos; por las mañanas miraba con envidia a esos coches averiados en el arcén pensando "a ver si se rompe el mío y me echo una siesta en lo que llega la grúa".

Hasta roncaba

Para mantenerme despierto, tengo un montón de trucos. A cual más inútil y con más contraindicaciones, pero los tengo. Total, si estás buscando un artículo serio, lleno de información útil y has terminado aquí... lo que tienes que mejorar lo primero es tu habilidad para elegir consejeros o tu utilización de buscadores. 

Moverse mucho me funciona, es más fácil dormirse sentado que de pie, y más fácil quieto que andando... si tengo una reunión de horas, la espalda es una buena excusa para levantarse y pasar un poco de tiempo en pie. 

La hidratación me funciona, beber mucha agua me ayuda a mantenerte despierto y me obliga a romper la rutina para ir al baño. 

Comer me funciona. Una comida copiosa produce sueño después de comer, pero no conozco a ningún adulto que sea capaz de dormirse comiendo pipas, termino el día con dolor de barriga y los labios de la Sra Potato, pero despierto.

La unica persona que come más pipas que yo

Y por último, duermo cada vez que tengo un hueco; especialmente en los medios de transporte. Años de investigación y práctica me han hecho experto en técnicas impresionantes. Pero esto, merece post propio.

Y lógicamente, he entrenado con sueño. Poderse se puede, pero no olvides que:
  1. Es mejor que descanses y recuperes sueño. Yo salgo a correr con sueño en las épocas que sé que voy a estar así semanas y no quiero parar tanto. 
  2. No te exijas, lo más que puede pasarte si quieres ir deprisa o meterte por terrenos complicados es que te caigas y te hagas daño. Trota un rato suave. 
  3. Estira en casa, si te tumbas en el parque a estirar con mucho sueño puedes dormirte y no todos los perros tienen claro la diferencia entre un árbol y tu cara. 

 #BeGalo

Cantando estoy Doxa - Puta primavera