miércoles, 27 de abril de 2016

Outroducción al Trail running - Desconsejos


¡Qué viene el verano!

Atrás quedan los días cortos, el entrar al trabajo de noche y salir de noche... el salir a entrenar vestido como un ninja y llegar a casa deseando abrazar al radiador, a tu pareja o al gato. A lo que sea que transmita un poco de calor.

Estaba deseando llegar a casa para esto
 
Admitámoslo, el invierno tiene sus ventajas. No solo porque calientas y estiras dentro del portal de casa oliendo los exquisitos guisos que tienen tus vecinos para la cena (yo puedo deciros la noche de cenar pizza de todos mis vecinos), lo mejor del invierno es que importa muy poco lo que comas porque bajo esas capas de prendas ultramodernas que llevas puestas una encima de la otra terminan por esconder las lorzas. Y que te has gastado un dineral en la web de Hoko y puedes posturear a tope, a más prendas, mas postureo.

En verano el postureo de ropa es mucho más complicado para el no-maratoniano, tú no tienes una camiseta de una carrera de más de 30kms o de un ultra por el desierto. Tú sales con unos pantalones cortos y la camiseta de la carrera del barrio, la del equipo de futbol, o la del equipo de amigos. Que molar, mola, pero no da el mismo nivelazo que tus Hoko Nagai II... solo decir el nombre ya mola. Tú pones en tuiter "hoy salgo con los rockys del Madrid del año pasao" y te dan FAV tus amigos porque te quieren; pero pones "A darle caña a mis Nagai II" y parece que vayas a batir el record del mundo de algo.



En fin, que como el postureo textil en verano se complica, los corredores hemos de buscar el postureo paisajístico. Y eso, queridos Galos, es lo que de verdad nos llama la atención del Trail Running. La posibilidad de poner miles de fotos de paisajes acojonantes con montañas o acantilados de fondo, aunque hayas ido andando hasta allí porque no hay cuádriceps que suban alguna de las cuestas del monte o te pegues media hora buscando el encuadre de la foto para que no se vea que en realidad estás a 100 metros del parking. Eso solo se puede hacer en el trail.

Desde ahí hasta aqui sube un bus

Así que todos sabéis que este verano, en cuanto haga calor, os vais a echar al monte como si fuerais milicianos. Así que me gustaría compartir con vosotros una serie de reflexiones que espero os eviten un par de problemas las primeras veces, o no.

1.- No necesitas zapatillas de trail: Las zapatillas que usas para correr por el parque del barrio son perfectas. ¿qué es el monte sino un parque grande? los fabricantes de zapatillas de trail, como Merrell o Salomon hablan de mejor agarre en mojado o piedra, o de una parte superior mucho más resistente para que no las rajes si te enganchas con toxos, cardos o zarzas, pero todos sabemos que la propia naturaleza pone animales en el monte para que mantengan los caminos limpios y secos. 


La unica razón para las zapas es el postureo insuperable
2.- No lleves agua: ¿para qué? ¿tú has visto que Tarzán, o Chita, llevaran agua? ¿no ves las fotos de tus influencers? todas las rutas de trail tienen cientos de manantiales de agua pura y cristalina, con mucho mejor sabor que el de la ciudad. Y en algunos casos hasta puedes bañarte desnudo con unas supermodelos que se han perdido hace unos meses y están ansiosas de enjabonarte.... qué curioso, ¿verdad? tú has llegado en 30 minutos y las modelos llevan meses perdidas. Pero están perfectamente depiladas.

¿Qué esto no pasa? creo que debo darme de baja de Canal Playboy. Bueno, aunque no pase lo de las modelos, no hace falta que llevéis agua. 


 Esta escena se repite en todas las rutas, creedme

3.- No lleves nada de comer: La paleodieta es la cosa más sana del mundo, ¿verdad? ¿y que comían los paleorunners? pues lo que pilles por ahí, es una cuestión de ir con los ojos un poco abiertos. ¿Ves una manzana? pues te la comes, ¿ves una raíz? te la comes ¿ves un jabalí? te lo comes. El campo está lleno de comida, por eso los jabalíes suelen estar rellenitos, es imposible que pases hambre en el monte. 

Miradle, que lozano está. Y vive en el campo

4.- Ve solo a sitios que no conoces: El campo está lleno de carteles indicativos y senderistas, es absolutamente imposible que te pierdas y tú eres un tipo listo con una alta capacidad de orientación. Si no te has perdido en tu barrio buscando la panadería ¿cómo te vas a perder en el campo? 

 Llenito de carteles está el campo

5.- No lleves el móvil: El móvil es una molestia, imagina que estás disfrutando de uno de esos paisajes maravillosos y te llama un comercial de telefonía.. te corta todo el momento. El móvil solo tiene sentido si te pasa algo y nada puede pasarte en los senderos y riscos, allí los delincuentes no suben.

La única razón para llevar un teléfono es que si te cansas, puedes llamar a la Guardia Civil y te van a buscar y te llevan a casa. En serio, les encanta hacer esas cosas, meses después te llaman para ver que estás bien e incluso puede que te manden una carta; parece una factura del rescate, pero es una excusa para volver a verte. ¿quién sabe? podría hasta surgir el amor. 



6.- No hagas entrenamiento específico: ¿has visto alguna vez una cabra hacer entrenamiento específico? las cabras suben y bajan por el monte con esas patitas que tienen y tú llevas meses corriendo carreras de 10kms, incluso subiste una vez la cuesta del Angel Caído sin pararte.

Y para las bajadas... ¿cómo va a necesitar alguien entreno específico para una bajada? si cuesta abajo no te cansas nunca. 

Bajar en bici sí puede ser complicado

7.- Los animales siempre tienen hambre. Si por una casualidad te llevaste algo de comer, has usado un pañuelo de papel o te ha dado un apretón estomacal, deja el residuo en el suelo, los animales se lo comen. Ni se te ocurra recoger un papel, esos animales son mucho más felices con estos pequeños detalles de la civilización. 



8.- No le digas a nadie que ruta tienes intención de hacer, ni a qué hora estarás de vuelta. Esas cosas solo valen para que te copien y tu ruta favorita se masifique, o aún peor, para que te toque invitar a cañas al volver. Te estarían esperando. 

En resumen, si sigues estos consejos puedes estar tranquilo en tus primeras incursiones en el trail running, y disfrutarás muchísimo de la comunión con el entorno. Con un poco de suerte tu entreno de un par de horas durará un par de días, y ya sabes que "a más largo el entreno, mejor el postureo"


#BeGalo #BePositive





Con un poco de música, aún mejor: "Vamos de excursión" Desmadre 75. 




martes, 19 de abril de 2016

¿El running es una religión, o son muchas?


Una vez pensó en levantarse del sofá para ir a la montaña y luego dijo "que venga ella, que a mí me da pereza".

A esto hay que reconocerle su mérito, yo lo he intentado con el mando de la tele y no he sido capaz, hasta le he gritado...nada, no se ha movido ni un poco. Es verdad que yo tengo la fe que tiene una alubia pinta y la misma capacidad de concentración, pero el maestro Yoda sí tenía y no pasó de espadas laser... una montaña la ha movido uno y solo uno. 

Tó esto antes era montaña, un día la llamarón y se fué


Ese que, entre los profetas, era envidiado por librarse de las agujetas. Jamás tuvo la necesidad de bajar unas escaleras hacia atrás ni subirlas de lado, siempre se levantó de la cama sin hacer la croqueta y nunca sufrió para adelantar a sus hijos pequeños en una carrera por el pasillo. Cuando tenía el antojo de algo que estaba lejos, se traía lo de lejos para casa. Vamos, como cuando llamas tú al Telepizza, pero sin preguntar por las ofertas.

Cada uno tiene sus gustos

Nunca intentó un record. El hecho de que sea la montaña la que venga y no tú el que vayas te evita ciertas incomodidades como quitarte el pijama o soltar el café, pero la montaña va a sus ritmos. Ya lo dice el refrán: las cosas de montaña, van despacio.


No sé si recordáis a Eva Hache haciendo chistes sobre futbolistas en la gala del futbol. Es verdad que no eran muy buenos, pero yo creo que le fallo más el público. Los futbolistas no son muy de reírse de sí mismos en general. Una pena, porque con lo fácil que es podrían estar riendo mucho tiempo.

Es que dan mucho juego. Menos Arbeloa, que lo quita.

¿Qué a qué viene esto? pues a que a lo mejor te hacen gracia los siguientes párrafos, a lo mejor te ofenden un poco. Yo prefiero que te hagan gracia, porque con esa intención van, pero será culpa mía si te ofenden.

Que distintos somos unos runners de otros, ¿verdad? compartimos mucho, pero somos tan diferentes. A mí eso me gusta, quiero a pensar que no me caso del todo con ninguno, como con las religiones.

¿tienes un minutito para cambiar tu vida?

Tenemos runners "Testigos de Jehova", esos que parece que les van a regalar dorsales para la Behobia-San Sebastian por cada convertido a su causa. Seguro que tenéis un par de ellos alrededor, son muy fáciles de reconocer. Como los ex-fumadores se pasan el día intentando volverte uno de ellos con grandes argumentos "yo antes era un mierda y me ahogaba en dos pasos, pero ahora.... ahora corro maratones y no se me escapa nunca el bus" efectivamente, ahora eres un mierda que corre maratones. Lo de mierda y lo de maratones no es incompatible. 

¡Yo antes era un sedentario! ¡Alabemos a Jurek!

Tenemos runners "Evangelistas", son difíciles de distinguir de los anteriores para los no expertos. Este tipo de runner también incluye el predicar como una parte importante de su misión en la vida, pero el Evangelista se basa más en el libro sagrado (que puede ser "nacidos para correr" o "Manual del buen corredor", depende de la rama exacta) y no te cuenta sus experiencias, sino testimonios de otros... "mi vecino se ahogaba, cada noche le oíamos toser que pensábamos que se moría. Un día encontró la luz en Jurek"

 
¿Dónde está la Meca, aquí o allí?
Hay runners "Islamistas". Algunos otros runners les miran mal, porque tienen fama de tomarse las cosas muy a pecho, pero la mayoría no. Cada entreno se termina estirando mirando a Nueva York, y al menos una vez en la vida han de correr esa maratón, no beben alcohol, se sienten fatal si comen bacón y solo pueden tomar geles si estos han sido abiertos de la forma tradicional.

Por tener, tenemos hasta "Amish". Estos odian las tecnologías, piensan que son lo que traerá el fin del running, así que las rehúyen. Van con sus camisetas de algodón, sus calcetines con dos raquetas cruzadas y sus zapatillas de toda la vida. Es muy difícil entablar contacto, son temerosos de que les contagies con tu mp3 y tu GPS... pero si te acercas despacio y guardas respeto a sus costumbres, pueden enseñarte muchos secretos.


Respect!

Existe también el falso creyente, como en todas las religiones.  

Uno que dice que es runner y que todos lo somos, pero entrena las mismas veces que reza (ninguna), que va a carreras las mismas veces que al templo (San Silvestre, bodas y comuniones.. y solo si no hay un bar cerca), se ofende si alguien se mete con los runners tramposos como Marta Dominguez porque ¡Marta Dominguez no es el running, el running somos nosotros!, aunque él en realidad, tampoco ha hecho nunca nada por el running. Pero admira a los que sí, como con Chemita Martinez o Martin Fiz, aunque tampoco sabe mucho de ellos. 

Él es runner, porque la gente de bien es runner. De todo lo que le explicaron otros sobre el running, él solo aprendió dos cosas: Ser runner es lo que hay que ser, y todo lo que es malo en el running, no es running en realidad. Salir a correr no es necesario, ni siquiera animar a los que lo hacen, uno es runner porque dice que lo es. Y si no, se compra una medalla y eso ya es bastante.

Si no eres runner, ¿para qué te haces pasar por runner?

Y obviamente tenemos a los que sin hacer exaltación, cumplen con sus mandamientos runner, hace sus entrenos en solitario o en compañia porque lo importante es el entreno y no que le vean entrenando, ayuda a los demás en carrera, respeta las normas y predica con el ejemplo... Así me lo enseñaron a mí, y así lo aprendí yo. Lastima que los anteriores ofendan el nombre de estos.

Me surgen dudas tras este post, dudas que no puedo callar. ¿Era Jesucristo runner y lo negaba? ¿es ese el secreto para caminar sobre el agua? ¿le dio Jesus un gel a Lazaro antes de decirle "levántate y anda"? ¿es la biblia la crónica de un ultratrail?


Tarareando...



jueves, 14 de abril de 2016

Tintoretix - "Lo que más me divierte es reirme de mí"

Cuando uno se plantea entrevistar a un Excelentísimo Señor Gobernador de Provincia piensa que se está metiendo en un jardin complicado. 

Que será un hombre con una agenda dificil, que tendremos que pactar las preguntas por adelantado, que nos cachearan antes de llegar a él. Si hay suerte, hasta nos buscaran microfonos en diversos orificios del cuerpo. 

Pero, ¿somos Galos o Gallinas? así que... llamamos a la puerta, con mucho cuidadito, eso sí. Y no nos había dado tiempo a salir corriendo a escondernos asustados cuando, para nuestra sorpresa, el mismisimo Excelentisimo Señor Gobernador de la Provincia de Xi-Chum nos abrió la puerta en persona adornado con una sonrisa gigante, un tocado elegante y facilidad de palabra. 

Galos y Galas, ponganse en pie y aplaudan porque van a conocer a...  Tintoretix

¿un café?

Y como el Excelentisimo domina mejor las palabras que yo, os le dejo sin tocar. Que os guste lo que me gusta a mí, mucho.

Hablanos de tí, de porqué corres, de que te gusta, que no.
Bueno, empezaré por el principio; tras nueve meses de gestación, y después del último empujón, mi madre me soltó a éste mundo un 26 de Abril de 1957, a las tres y media de la madrugada, y ya desde las primeras respiraciones tuve claro lo que quería hacer en ésta nueva vida que me habían dado sin que yo la hubiera pedido, que conste en acta; esto es importante; a mí nadie me preguntó nunca si quería formar parte de éste mundo; no me quejo; lo acepté con orgullo y con suma elegancia y creo que hasta ahora lo he hecho bastante bien y nunca he protestado ante nadie por no haberme pedido permiso; todo lo contrario; estoy sumamente agradecido, muy agradecido, tanto, que no me voy a 
dormir ninguna noche sin dar las gracias por ésa decisión que tomaron en su día.

 
¿Se pone la cabeza en la almohada 
la almohada en la cabeza?

Antes he dicho que siempre tuve muy claro lo que quería hacer una vez nacido y puestos los pies en el suelo; escribir, eso era para lo que me habían arrancado de la nada y enviado a éste mundo: para escribir, para jugar con las palabras, para combinarlas, para darles la vuelta, para ensuciarlas, para darles un sentido y una forma y para a través de ellas ir conociéndome y creciendo por dentro; no me interesaba la vida; me interesaba todo lo que estaba escrito, los letreros de la calle, los libros, las etiquetas de los envases, todo lo que fuera una palabra me obsesionaba, me dominaba y a través de los años me fui convirtiendo en un devorador de palabras, me las comía, me las tragaba, las trituraba, las hacía mías y la vida, para mí, cada vez se hacía más insoportable, menos importante, y la literatura, el acto de escribir en sí mismo, iba ganando terreno y llegó a dominarme y a obsesionarme de tal manera que hasta los treinta y nueve años más o menos no hice otra cosa que escribir y escribir y escribir y leer y leer y leer hasta que al final ésa obsesión enfermiza pudo conmigo y me dejó hecho un trapo por fuera y por dentro; ahí fue cuando tomé la decisión  de no escribir más y de ponerme a trabajar como todo hijo de vecino; primero en una librería y después en un restaurante vegetariano, en el que todavía sigo, pelando cebollas, lavando ollas, cortando lechugas y tomates y toda clase de verduras y divirtiéndome como un loco, pasándomelo bien y disfrutando como nunca antes había disfrutado.


El ejercito de Xi-Chum esperando ordenes

Físicamente hecho una auténtica piltrafa por tantas noches de bohemia noctámbula y de discusiones acaloradas alrededor de muchas botellas de Rioja, a las cuarenta y dos años exactamente, si la memoria no me falla, y gracias a un buen amigo, Carlos Aguilar, empecé a correr temiendo por mi estado de salud y ésa sí que fue LA MEJOR decisión que he tomado en mi vida; fue algo parecido como haber descubierto la piedra filosofal; el acto de correr me dio lo que las palabras y la literatura no me habían dado nunca: libertad y bienestar, armonía conmigo mismo y con el resto del mundo, templanza y equilibrio interior y la capacidad de relativizarlo todo y de quitar importancia a lo que no la tiene; siempre digo que en mi caso el acto de correr es mi religión y mi filosofía y mi manera de entenderme a mí mismo y a la vida que me rodea; me gusta, me lo paso teta y me río un montón cuando termino de correr; no puedo evitarlo; me río por dentro, con una de esas sonrisas que me hacen más fuerte, más alto y mucho más guapo y atractivo, jajajajaja.



Y se te pone un pelazo, claro



Precisamente, lo que me provoca más carcajadas soy yo mismo; me río mucho de mí mismo, me autodivierto, me autoencuentro superdivertido y superridículo al mismo tiempo y eso todavía me hace reír más; ni el mejor de los chistes, ni la película más cómica que se haya filmado nunca, ni la situación más divertida con la que me pueda encontrar, consiguen divertirme tanto como cuando me burlo de mí mismo; me gusta hacerlo y he descubierto que le hace mucho bien a mi cabeza y a mi estado de ánimo.



Atún, tún, tún, tún



Me preguntas que en qué pienso cuando las cosas se ponen feas; pues bien, desde el mismo momento en que decidí que aceptaba la vida que me habían dado con todos sus pros y sus contras, también decidí que en ésa vida nada podía ponerse feo nunca; no existen las cosas feas y negativas; todo es positivo y válido, muy válido, hasta la situación más jodida por la que podamos pasar, incluida la misma muerte, que no es tal, pero eso ya no entra aquí; si hemos aceptado vivir y no nos hemos pegado un tiro todavía, eso significa que la vida es cojonuda y no nos hace falta pensar en nada para sobreponernos a nosotros mismos.




Respondiendo a tu última pregunta, y queriendo ser muy sincero, que siempre lo soy, la verdad es que no me cabrea nada y nada borraría del mapa; todo lo que está y todo lo que pasa está y pasa por algo; todo tiene un sentido y una finalidad.

Tintoretix no es el primer Galo que os presento, pero sí el primero que conocí. Antes incluso de pensar en esta Aldea fui a Barcelona por trabajo, pregunté en redes dónde podia correr cerca del hotel y alguien le mencionó en su respuesta... me contactó, me guió y aprendí mucho ese día. Sobre correr y sobre ser buena persona.

Te dí las gracias entonces y te las doy siempre, sigue siendo exactamente como eres