miércoles, 30 de septiembre de 2015

Los niños vienen de Paris, y los Triatletas de Bilbao



Los seres humanos están locos, los triatletas también. No es que vaya yo a decir ahora que los triatletas no son seres humanos, pero tampoco diré que lo son… en cualquier caso, son especiales.  

Asi visto, normal no parece

Si esto fuera un artículo serio, con información de calidad y contrastable digna de ser recomendada, yo tendría que ser un redactor serio y la Aldea un blog serio. La realidad es que a mí me da para poner tres o cuatro tonterías que espero no ofendan ni a triatletas ni a seres humanos y que, con un poco de suerte, saquen una sonrisa a ambos. 

Empecemos como en el cole, Perez, ¿Qué es un triatleta?: Triatleta o Triatleta (masculino o femenino, que también las hay) es el deportista que realiza tres modalidades deportivas consecutivamente. Esto es, sin que pasen un par de días entre ellas, ni tan siquiera un bocata y una siesta. 


No se vale

Habitualmente, dichas modalidades son (por orden de aparición, como en el cine): Natación, Ciclismo y Carrera a píe.

Como ya sabéis, de carrera a pie sé muy poco, pero en ciclismo y natación es destacable que no tengo ni puta idea, aunque pueda pensarse lo contrario tras mi victoria en el Tour de Francia. Aun así, hasta consejos traigo. 

 
Guiñitos
 
Así es la salida de un triatlón, pones a un número de atletas (elijamos al azar, 500) en una plataforma o en una playa, suena el disparo y se tiran al agua todos a nadar como si no hubiera mañana… primera dificultad, si no te mueves, te ahogas. ¿Os imagináis un partido de waterpolo con todos los jugadores en 2 metros cuadrados? Pues algo parecido, pero en agua del mar (que sabe riquísima, y no te da nada de sed) o en lago (que si es el de la Casa de Campo de Madrid, puedes tragarte a Guiñitos); si se te da bien el boxeonatación nadas la distancia para la que estás inscrito, si no, pues nadas el doble buscando huecos.


Tu deja que salten, ya vamos luego

Galoconsejo: Si el puesto en la clasificación no te preocupa, deja que salten los demás y salta después. Ya les adelantaras nadando, o en bici, o corriendo. Evita la locura de la salida, que te puede dejar muy cansado.  
  
Primera transición (así se llama el cambio de una modalidad a otra, como ya hemos dicho, sin siesta. Sí hay siesta se llama “otra cosa” como la paella con calamares, que no es paella, es “otra cosa”). Has nadado un rato, sales del agua y corres hasta tu bicicleta…. ¡Pausa!

¿Corres hasta tu bicicleta? ¿no querrás decir “te calzas y corres a tu bicicleta”? efectivamente no. Los organizadores suelen tener el detalle de poner una especie de alfombra pasillera para que corras descalzo, alfombra que de estar limpia lo está para el primero, los de detrás la recorren mojada, arrugada y sucia…tampoco es que les importe mucho, lo peor es que a veces tiene el grosor del papel higiénico del “todo a 100” y sientes la madre tierra con todas sus afiladas chinas en tus pies mojados.

Este suelo quemaaaa.

Sería un detalle que los organizadores pusieran un servicio como el de los restaurantes buenos, que cuando vas a salir del agua te traiga tu bicicleta. Pero como llevar dinero encima para las propinas es molesto, pues te ahorran esa molestia y buscas por ti mismo tu bicicleta en el parking de bicis (otra ventaja de ser de los últimos, la encuentras más rápido). 

Colega, ¿dónde está mi bici?

En algún momento de esto, has de quitarte el neopreno y quedarte vestido con el famoso y super-favorecedor (si estás bien cachas, si no prepárate a destacar a tu caballero ingles… Lord Zas) mono de Triatlon, del que iremos viendo más detalles. 

Importante: El mono de triatlón ha de llevar tu nombre o apellido bien visible, no es para nada, pero sin él podrías no saber quién eres en algún momento de la prueba o parecer menos profesional. El postureo es importante en la vida, y en el triatlón más. Dicen que los hay sin nombre… pobrecitos, deben ser de los que saltan los últimos al agua.

Monos sin nombre, está foto vale millones

Galoconsejo: Ponle a tu bici un llavero de esos que pitan cuando silbas para que encuentres las llaves. Como has ahorrado energía en la natación, puedes salir silbando y encontrar rápido la bici. 

Salvo que te encuentres en el Triatlón del barrio chungo de tu ciudad, lo normal es que cuando llegas a la bici no te hayan robado la bici, ni el casco, ni las gafas, ni las calas… para esto los triatletas no es que sean más educados que otros seres humanos, es que la mayoría de sus bicis, sus cascos, gafas y calas son mejores que las tuyas (el postureo es importante en la vida, y en el triatlón más) 

Todo esto y mucho más

En el mono de triatlón cabe tu nombre, pero no cabe una badana que es lo que hace que no te duela el culo como si hubieras pasado una noche con el top ten del cine porno homosexual; así que tendrás callo. Este callo es superútil si luego haces skate callejero…

Y yo sin callooooo!!!

Para escribir este post he realizado una encuesta a 2 triatletas y puedo decir sin ningún tipo de base científica que la bicicleta es la parte favorita del 83,57% de los triatletas del mundo. ¿Por qué? 

Pues porque la bici es de los juguetes que vas a usar en un triatlón, con diferencia, el que más mola. Puedes posturear de cuadro, de horquilla, de bielas, de cambio, de freno, de ángulo de ataque.. en serio, ¡es la leche! Puedes pasar horas hablando de cada una de esas piezas… sin olvidar que tu GPS sigue estando ahí, y tus zapas, aunque las llamas calas para ese rato. ¿tú sabes lo que mola decir “ahora me he pasado a las 21 pulgadas porque así le meto un piñón más”, que no tiene ningún sentido, pero mola mil. 

¿Mola, o no mola? Mola.

No digas nunca lo de “los triatletas fuimos los primeros en usar estos manillares que luego copió el ciclismo”, es cierto, pero tan antiguo que parecerás un viejuno.

La otra razón de que la bici sea la parte favorita de muchos es que puedes descansar un poco en las bajadas y algunos llanos. Corriendo si te estás quieto te paras, y nadando que os voy a decir. Si te estás quieto te ahogas.

Galoconsejo: Aprovecha las bajadas para descansar un poco, el objetivo es sufrir poco o nada en la bici, luego toca correr. 

¡Que no se vale la siesta! (foto sin postureo)

Segunda y última transición: No, tampoco suele haber siesta en esta. Es la fácil, dejas la bici, te cambias el calzado y a correr. Muchas zapatillas de triatleta (o triatleta, si es femenino) van sin nudo, a una persona que sabe nadar, montar en bici y correr sin parar no está bien exigirla además que sepa atarse unas zapatillas; un poco de comprensión (es coña, obviamente es para no perder tiempo.)

La razón por la que el mono no tiene badana, es que con ella todos los triatletas correrían como si llevaran pañales, y esto resultaría tan gracioso que nadie se tomaría en serio un deporte tan duro. Igual os han contado otra cosa, aquí estoy yo con la verdad. 

Pues yo corro con pañal y tan ricamente

Los corredores de siempre suelen decir que “los triatletas corren raro”. Yo, la verdad, creo que un 90% de los seres humanos corremos raro, triatletas o no. Y vistos los tiempos que hacen los triatletas en la fase de carrera a pie, no me extrañaría que igual que hicieron los ciclistas (soy viejuno, soy viejuno), los corredores terminen por copiar ese “correr raro”. 

Un par de cosas para cerrar, como en todos los deportes de carrera hay diferentes distancias a cubrir. En el caso del Triatleta el sumun es ser IronMan, que consiste en cubrir 3,8kms de nado, 180kms de bici y 42kms a pie del tirón ¿Cómo coño se le ocurre a alguien dicha putada? Pues exactamente como imagináis, amigos Galos, un #NHH (No Hay Huevos) tangencial. Esto es, no es exactamente un #NHH pero sí un #AVQLTML (A Ver Quién La Tiene Más Larga) entre militares apostando qué disciplina es más dura y por lo tanto qué atletas eran más capaces. Dicen que eran americanos, yo digo que eran de Bilbao. 

En millas corres menos, gracias Contador

Si el postureo del corredor en carrera empieza el día de recoger el dorsal (¿por qué tantos vamos a por el dorsal en chándal y zapatillas de correr?¿por si nos roban la bolsa?) el del triatleta empieza mucho antes, si uno va en avión al lugar de la competición ha de llevar las gafas de sol y la visera dentro del mismo, que quede claro dónde vas y a qué. 

Si en coche, siempre que pares a echar gasolina y tomar café no olvides soltar la frase “yo me quedo junto al coche que la bici me ha costado un dineral” y la señalas, hay que garantizar que todo el parking ve esa bici que te has comprado con lo último de lo último… aunque vayas a quedar el último. 


Muñeco postureo

Os dejo, hay un grupo de triatletas mirándome raro y haciendo gestos de matar en la puerta; creo que no les ha hecho gracia todo este post. ¿qué cómo sé que son triatletas? Es fácil, llevan gafas y visera el día de lluvia. 

P.D.: Mi más sincera admiración a todo aquel que se lance a hacer triatlón, en cualquier distancia. Ya “sólo” correr me parece duro, el triatlón me parece de héroes. Y para vosotros, esta canción, especialmente a Jose Manuel, que va a bordar su primer IronMan.



martes, 22 de septiembre de 2015

TurismoRunner - Correr viajando (o viajar corriendo)

Tengo un defecto: leo absolutamente todo lo que veo. ¿Por qué es un defecto esto? cuestión de tiempo. Para escribir este post he buscado "Frases Viajar" en Google... un minuto después he decidido que la que más me gusta es una que tiene Eneko en una camiseta, dos horas después he terminado de leer las de los resultados de Google.

"Viajar no es poner tu cuerpo en otros lugares, es poner otros lugares en tu corazón"

Viajar: ir por un tiempo limitado a un lugar que no es el de tu residencia habitual. Si eres runner sabes que si tiempo limitado es más de un par de días, tú vas a correr; así pues, en tu maleta van las zapatillas. Y el pulsometro, y el GPS, y el móvil para los selfies, y el frontal por si sales de noche. Yo he dejado de quejarme de la cantidad de ropa que lleve Silvana, a cambio de llevar la mochila de running. Es de todos conocido que para correr no necesitas nada.

Con dos cositas, te apañas

Llegas a tu destino y ya estás pensando "¿por dónde voy a salir a correr yo aquí?". Si tocan cuestas vas mirando por la ventanilla del coche "esa es muy corta, esa poco inclinada, esa parece la buena, estaré lejos del hotel?". Tenían que ponerlo en las guías de viaje, después de "restaurantes recomendados" una sección de "cuestas para entrenar".

Un falso llano, llaman a esto en Costa da Morte

Al principio, al llegar a cualquier lugar me preocupaba no saber dónde ir a correr, así que hacía lo que me parecía más lógico, preguntar en el hotel. Últimamente somos tantos corredores que en muchos hoteles lo tienen controladísimo, ¿Desea el Señor una cuesta larga o va a tomar cortas hoy? ¿cuánto quiere correr? Incluso es fácil que pilles a otro huésped y corras acompañado un día.

Antes, y aún en muchos sitios la situación era:

- Hola, te dejo la llave que salgo un rato a correr. ¿Alguna recomendación?
- Si te cansas, párate.
- Gracias, mamá. ¿Hay alguna zona por aquí para correr?

En ese momento te sacan el mapa y te mandan a lo verde más cercano. Que a veces es una plaza de 100 metros de perímetro llena de niños y perros, o está a distancia de ultramaratón, pero tú eso no lo sabes, eso lo vas a saber cuando llegues. 

Burgos, conquistada

Recuerdo una vez, en un pueblo de Navarra, estando yo empezando a correr que al volver al hotel 20 minutos después medio molido y pedir mi llave la recepcionista, una mente privilegiada en lo referente a motivación me dijo "Pues sí que has corrido poco". Un amor de mujer.

La verdad es que, pasados un par de ratos malos, el TurismoRunner es de lo mejorcito del Running. 

Resumen de entreno en Cadíz


Si vas de trabajo a una ciudad, en el rato libre recorres más del doble de distancia que si andarás y te sacas de la cabeza todo un día de viaje y reuniones, mucho mejor que encerrarte en un hotel. 

Si vas de turismo con la familia o amigos, levantarte un ratito antes que los demás te permite localizar el sitio perfecto para desayunar, o recomendar algo que has visto en tu ruta mañanera. Incluso vivir un poco más las ciudades como las viven sus habitantes. O ver amanecer en la playa, que para un 
madrileño es un placer que no ocurre a menudo. 

Valencia, correr junto al mar

Y algunas veces, cada vez más en mi caso, combinándolo con las redes sociales te da para desvirtualizar o conocer a gente maravillosa sin buscar la manera de romper el hielo (que en este caso es casi siempre "tú dirás para donde vamos, que es tu casa") y sin la que yo no habría por ejemplo, conocido al gran Tintoré (primera persona con la quedé a correr fuera de Madrid, que me enseñó que correr, no es sólo correr. Es compartir) a la maravillosa Evica o al maquinón de Carlos.

Amigos que vienen a correr a tu pueblo, grandes

Por dar un poco de envidia, o por si vais por allí y queréis conocer la experiencia de este Galo, mis patitas de pollo hambriento han trotado en (por rigoroso orden de venirme a la memoria): Londres, Stuttgart, Estocolmo, Barcelona, Valencia, Alicante, Bilbao, Vigo, Burgos, Marugan, Cadíz, Zaragoza, Logroño (Con dorsal), A Coruña (Con dorsal), Costa da Morte, Sevilla, Vitoria, Gijón, Leon, Cáceres, Porto... ¡y las que vengan!

En Logroño fuimos delante de Chemita y Amaya


Si has llegado hasta esta línea con la esperanza de aprender algo para disfrutar del TurismoRunner voy a decirte tres cosas que seguro te son útiles, por no decepcionar del todo: 

1 - Lleva siempre tus zapatillas en la maleta.
2 - En las ciudades donde hay rio o mar, suele haber paseo donde puedes correr. 
3 - Asegúrate de saber volver al hotel... En Gijón aún se acuerdan de ese sudoroso que se les acercó mientras tomaban vinos diciendo ¿para el casino, por favor?

Escribo escuchando a:


martes, 15 de septiembre de 2015

Olimpiadas Indoor - Cuando no nos dejaban jugar en la calle los días de lluvia


A petición popular voy a contaros más historias de Galines Pequeñines.... qué ganas tenía de meter esta frase, da por un lado esa sensación de "me encanta ser leído y responder a vuestras necesidades humorísticas" y por otro lado la de "si este post resulta ser una mierda, haber elegido la otra opción". En cualquier caso, los votantes de "turismoRunner" no os preocupéis, caerá.

Previously on La Aldea (otra gran frase que estaba deseando meter) hablamos de una infancia de cuatro niños en una sola casa y una madre con una técnica de lanzamiento de babucha envidiable. Una madre que, como todas, tenía una paciencia casi infinita, lo cual era un reto para los retoños, que buscábamos mil y una formas de llegar al babuchazo. 

Yo creo que mis padres tenían más miedo a que lloviera que el niño de Los Gremlins, no es que nosotros nos multiplicáramos con el agua, es que no podíamos salir a jugar fuera… Había que quemar energías, y jugábamos dentro. Haciamos Olimpiadas Indoor

 Esto queria hacer yo

En atletismo haciamos de todo, correr por los pasillos, relevos, pero no molaba mucho, la casa es pequeña y nos chocabamos con las sillas; el rey era el salto, sin duda.

Teníamos una técnica que llamabamos la catapulta: uno de mis hermanos se tumbaba boca arriba y doblaba las piernas, yo me subía y me lanzaba con todas sus fuerzas... fácil aterrizaje de pie. El riesgo estaba en el exceso de empuje y que me estampara contra la pared. Pero eso sabía a poco y un día decidimos que yo podía llegar mucho más lejos si me cogían entre dos, cada uno de una mano y un pie, y me lanzaban. ¡Eso sí fue volar!

Para garantizar la seguridad la pista de aterrizaje fue mi cama, pero nos falló la señalización y no caí exactamente en el colchón sino que le pegue con la barbilla a la estructura y más de 30 años después sigo siendo la única persona que he conocido a la que han cosido la lengua, literalmente. 

Esto hice 
El baloncesto era todo un ejercicio de imaginación; la pelota era de papel (prohibidas las pelotas dentro de casa, que rompéis cosas), había que bajarla al suelo para no hacer pasos. La canasta dependía de los jugadores, de pequeños jugábamos en una lámpara con pantalla a la que llegábamos a hacer mates (yo creo que mis padres tenían un presupuesto para pantallas), al crecer esa lámpara se quedó muy bajita y la canasta pasó a ser el hueco que queda entre una puerta abierta y la pared.

 Acordarse de apagar la bombilla, que se funde

La misma puerta entreabierta, hacía de red de Voleibol y Badminton



En esta foto hay una canasta, 
si tienes muchas ganas

Con intención de hacer tiro con arco y tiro deportivo le pedimos a mis padres una diana y un arma de fuego. "Ni locos, que llenáis de agujeros las paredes" así que nos usábamos unos a otros de diana, pero no duró mucho, dolía. 

Un día mi madre se fijó en la pared, llena de agujeros rodeando un cuadro regalo del día del padre (que demostración de amor de mis padres, era un cuadro feísimo y allí estaba, en la pared porque lo había hecho su hijo)… efectivamente, no nos compraron diana, pero teniamos una dibujada en la parte de atrás del cuadro, y nos haciamos unos dardos con palillos, una aguja, papel y celo...  Un buen carabanchelero ha de saber hacerse un arma con cualquier cosa.

Parece un queso, pero es la pared.


Taekwondo y Boxeo eran deportes de desfogue, uno cogía un cojín grande (de los asientos del sofá) y se lo ponía de protección. Los otros le dábamos un solo puñetazo o patada en el cojín. Cuando yo (el pequeño) tenía que sujetar el cojín me ponían cerca de la cama para aterrizar en blando (aún no sé que falló en mi accidente, lo teníamos todo dominado). Bueno, también soliamos terminar practicandolos sin cojines, y sin reglas.



De cuando en cuando mis padres cedían con algo y una de las cesiones fue una red de tenis de mesa de esas que se ponen en la mesa del comedor. El anuncio decía “no deja marca”, si les pillan los de AutoControl los deportan. 

 Publicidad Sincera, ejemplo visual

La mesa tuvo el resto de su vida dos circulitos marcados de sujetar la red; menos mal que su vida no fue muy larga, la red no era lo peor, lo peor eran las marcas de los pelotazos y que nos subíamos encima a jugar al tenis… ¡¿qué?! el tenis es como el tenis de mesa pero los jugadores han de estar dentro de la pista y no alrededor.  


Mientras recuerdo, escucho: