martes, 14 de julio de 2015

¿Es deporte, es juerga, es running? ¡es Chupirrera!


¿Cuánto pagarías por follarte una cabra? Hace poco leí esta frase en un tuit, no recuerdo de quién (perdón, perdón, perdón) y me pareció digna de mención. La conversación trataba de ciertos eventos lúdico deportivos, a los que a mí me gusta llamar también "Chupirreras". Bien sabéis de que os estoy hablando.... ¿no?

Os doy unas pistas:

Nombre del evento: El nombre debe incluir al menos una palabra en inglés, el english es cool y da mucha modernidad. La preferencia es usar Day o Race, usar las dos da puntos extra; la palabra Party en el nombre dobla los puntos, como las estrellitas del Scrabble. 
Ejemplo práctico: Galo Race, Poción Day.
Nota extra: The Galian Racing Day
Matricula de honor para: The Galian Racing Party Day

Lugar de ejecución: ¿Se quedan Gemeliers en su casa y la gente va a verles? No, pues nosotros tampoco. Cuando hablamos de lo que hablamos hay dos opciones: o se hace gira y se repite la Chupirrera en distintas ciudades, “Chupirrera on tour” o se monta un evento al mismo tiempo en varias “Global Chupirrera”. 



La primera es la que más mola, porque así los Followers pueden participar many times en la Chupirrera, siguiendo la gira. En la otra todo lo que puedes decir es “he estado en un evento con 85.000 personas, aunque solo he visto a 22 y no he hablado más que con 2”. Vamos, como yo cuando voy al futbol con amigos. 

Medalla: El 98% de los corredores populares no va a ganar una medalla por posición en carrera en la vida, esto es así. En mi caso particular en algunas carreras me quieren tanto que no quieren que sufra depresión y cuando llego a meta ya se la han dado al que gana. 

Toda Chupirrera que se precie ha de dar el kit completo a todos los participantes que lleguen a meta. Es muy importante que los participantes puedan colgar las fotos mordiendo medalla cual Nadal y etiquetarla con un “he acabado la Galian Race”, o “Solo los elegidos somos Galianers” 

Presencia: Si no tienes uno o dos famosos la Chupirrera no es Chupirrera. Deportistas profesionales no hacen falta, no hay que ser exigente. Si es un famoso de la tele que haga deporte es perfecto, si no tienes el contacto adecuado o no te quieres gastar el caché de un influencer, pues llamas a Falete o a Kiko Rivera que algo harán. Por ejemplo, Falete puede ser un obstáculo a rodear y Kiko Rivera un duro competidor en el avituallamiento. 

Distancia a cubrir: Cuanto más particular, mejor. Si lo habitual son 5k, 10k o 21k; una buena Chupicarrera ha de ofrecer cosas como 3k, 7k, 14k.


Dificultad: ¿os acordáis de los juegos de mesa que ponía 0-99 años? ¿de esos shows más bien infantiles que se anuncian “para toda la familia”? Así ha de ser una Chupirrera, no queremos que nadie se quede sin venir por dificultad, hay que tener dificultad leve para asegurar muchos asistentes, y superdificultad para asegurar que vengan los pro-cachas que quedan genial en el videoresumen del evento. 

Yo en Chupirrera

Temática: No hay que poner puertas al campo. El proceso de creación de una Chupirrera es realmente complicado, se exige mucha concentración. Los creativos se encierran en una sala donde nadie puede entrar ni salir y elijen una película al azar; la película marca la temática. 

Pongamos por ejemplo que han visto “La Chaqueta Metálica” o “Gladiator”. Pues sale una “Chupirrera Fuerza y Honor”: Se le pone un nombre estilo Gladiator Day, o Barring Race; básicamente es una pista americana. Subes por cuerdas, reptas bajo alambradas, nadas en barro, saltas hogueras y atraviesas el fuego enemigo. La publicidad con cachas sin camiseta, que trae más público.

Vosotros en Chupirrera

¿Y si han visto “Bee Movie”?, pues sale una temática floral y/o colorida: Duchas de pintura, polvo de colores, muchos DJs, sonrisas,  gafas de sol enormes y fiesta final. La Chupirrera tendrá un nombre como “The Love Race”, o “Corremos de colores” y ya no tendremos pro-cachas sudando sin camiseta en la publi, sino muchas chicas sonriendo un montón.  

¿Dan o no dan ganas de ir?

El último caso estudiado es el de “los creativos salieron ayer de copas para hacer grupo”. Esto pasa en todos los trabajos del mundo; la cena de navidad se nos va de las manos, la jubilación de un compañero, una que se casa; los buenos ciudadanos buscamos una excusa de cuando en cuando para liarla, y matamos neuronas, muchas.

Al día siguiente el cliente quiere lo suyo y se lo damos… y de verdad, damos lo mejor que tenemos.

Así nacen maravillas como: The Zombie Race, The Sumo Run, La Carrera de Tacones  (un clásico en Madrid), La Boston Urban Iditarod  (empujando un carro de la compra. En esta tiene record Sanchez Gordillo, que no es que corra mucho, pero no le cogieron). 

Precio: Pues eso, que mientras el cálculo general del corredor popular para, a priori, decidir si una carrera tiene un precio razonable o no se basa en la fórmula 1€/km (no aplicable a Maratón); la Chupirrera está exenta de ello. 

Nos hemos quedado sin dinero para tela de disfraces tras pagar inscripciones.

Es bien cierto que no puede tener el mismo coste para la organización montar el circuito de obstáculos, o contratar los Zombies (el sindicato de Zombies es tremendamente duro negociando, son unos verdaderos chupacerebros) o poner a Kiko Rivera a pinchar; pero a mi personalmente se me hacen todas excesivamente caras y esa es la verdadera y única razón por la que este galo aún no se ha metido en la aventura de una Chupirrera… Sí amigos, creo que estos eventos son divertidisimos y sanos; no son carreras de atletismo, ni lo pretenden ser. Si te hace feliz, ¡Be Chupirrero!

Si os da por hacer un crowfunding para que yo vaya a una Chupirrera, que no quiero yo insinuar nada…. Estas dos han de ser gloriosas: TheRolling Cheese  y The Wife Carrying WorldChampionships 

Mientras escribo, escucho: