martes, 3 de febrero de 2015

El modo Ninja



¿Tenéis una lista de "Cosas que hacer antes de morir"? Yo sí, tengo muchas listas. Una vez pensé en escribir una de "Cosas que hacer después de morir", pero la mayoría exigían respirar, moverme o una cierta actividad cerebral para hacerlas, así que la dejé en "Ver Sálvame", que no exige nada.

Una de las cosas que hay en mi lista (la de antes de morir) es viajar a Japón. Tienen a Yuki Kawauchi, a Haruki Murakami y muchos otros interesantes corredores; pero lo que más me llama de Japón es ese "salto a otra dimensión" que supone ese "mundo distinto". Bueno, y los samuráis y los ninjas... ¡Lo que tiene que molar ser Ninja!  

Como hagas esto en Roma... date por collejeao

Un momento... ¿Qué tiene que molar ser Ninja?. ¿Es qué no lo somos? ¿No somos un poco ninja todos los corredores? Claro que sí, incluso diría que en algunos casos somos muy ninja.

Ninja runners

Mis escarceos en el modo ninja empieza antes que mi experiencia como corredor. Como ya he contado alguna vez soy corredor hace relativamente poco, mientras que mi experiencia ninja empieza en la adolescencia.

Los primeros pasos, los primeros despuntes como ninja, coinciden con esas primeras noches en las que llegas de fiesta después de que tus padres ya se han acostado. La misión está clara: hay que acostarse sin que nadie se entere de a qué hora has llegado a casa, con el agravante de que sueles llegar un poco mermado de capacidades motrices ¿A quién no le ha sentado mal la pizza alguna vez? ¿Sabéis que las pizzas que sientan mal un viernes noche a veces te dan risa tonta? Malditas pizzas.

 Con la cara de buena que tiene la pizza

La dificultad aumenta cuando eres el pequeño de 4 hermanos, mis padres decian "hijo, si eres capaz de invertarte una excusa que no hayan usado ya tus hermanos, mañana puedes salir otra vez". Creo que mi capacidad inventiva y mi creatividad empezó ahí. La necesidad amigos Galos, la necesidad.

Por cierto, los que sois padres de jovenzuelos... ¿Existe una necesidad de mover los muebles antes de acostaros cuando los hijos estamos de fiesta? Porque mi madre siempre, pero siempre, se dejaba una silla mal arrimada a la mesa, el sofa un metro más para un lado e incluso una vez movió una esquina del pasillo para que yo chocara contra ella... Oh, espera, igual no. Qué de recuerdos confusos de esa época.



Bueno, que me voy del hilo. Ahora, como muchos otros corredores soy el primero de la casa en levantarme. En levantarme y salir a entrenar o ir a una carrera... lo que hacía en la adolescencia, pero al reves. Y con nuevos retos... 

El primero: De adolescente sueles dormir solo en tu cama (en mi caso compartía habitación con mi hermano, pero no le despertaba ni queriendo). Ahora no es raro que duermas con una pareja, pareja que bastante tiene con que le faltes las mañanas de los domingos como para que encima le despierte tu despertador a las 7:00 el día que no madruga. Amigo, si nunca has sentido el miedo, lo sentirás. Así que hay que apagar el despertador al primer conato de ruido; ni un solo pitido es válido. Eso sí, debes tener cuidado, un movimiento-giro brusco puede generar vibración en el colchón y resultar en despertamiento parejil. Yo he llegado a dormir con el despertador en la mano para solventar esto.

Segundo: Desvestirse es más facil que vestirse. Eso es así, uno puede dejar caer suavemente la ropa al lado de la cama y para dentro, ya la recogeras por la mañana. Más ahora que como no se fuma en los bares no huele a tabaco; ¡chupao!. Pero vestirse es otra cosa, corres el riesgo de ponerte el pantalón en un brazo, las zapatillas cambiadas de pie y la camiseta en el culo. Original vas a ser, pero ya tenemos a Agatha Ruiz de la Prada para originalidad. Tú a correr. El remedio es muy facil (salvo que vivas en un loft) deja toda la ropa bien preparadita antes de acostarte, fuera de la habitación. 

Uno de los dos se ha vestido a oscuras

Tercero: quiero advertiros de que este reto no es para novatos o poco iniciados. La AENO (Asociación de Escuelas Ninja Oficiales) no permite examinarse en este reto salvo a ninjas master debido al riesgo que entraña. Si no estás bien seguro, no lo intentes. Se llama "el bebé que duerme en vuestra habitación"; hay variantes más sencillas como "el perro en el salón", "el niño en su habitación" o "gato en la alfombra" que estan bien para empezar.

Pero, "el bebé que duerme en vuestra habitación" es especial. Si tocas la cuna, llorará. Si oye el despertador, llorará. Si tienes una alergia y estornudas, llorará. Si tienes una mala digestión y se te escapa un pedo ninja (sin sonido perceptible para los adultos), llorará. 

 Si tienes un bebé ninja es peor

Cuando despiertas a tu pareja, lo normal es que te gruña y se vuelva a dormir; tú sabes que después igual te llevas una bronca, pero te vas a entrenar o a competir y al volver igual ya se le ha pasado. Pero el bebé no, el bebé llora y has de calmarlo antes de irte, lo que puede suponer 5 minutos o 1 hora y media... exactamente el tiempo que tú tenias para entrenar antes de ir a trabajar (esto los bebés lo saben por el reloj interno). Además, su llanto despertará a tu pareja que puede ser una persona digna del cielo eterno y levantarse a calmarlo diciendote "anda, vete a entrenar, ya te odiaré luego", pero podría suceder esto:


-¿Dónde crees que vas a estas horas? Vaya perra más tonta que has cogido con lo de correr. Fíjate que casi preferiría que me despertases porque vienes del bar, como hacen los tíos normales.
-¿Un tio normal? Cariño, ¡yo soy un ninja!






Ah, y en invierno nos tapamos tanto la cara y la cabeza que asustamos a los niños.... si vais a llevar una braga y un gorro, por favor, poneos una barba blanca o una nariz de payaso que no os cuesta nada.

 Esto no es una barba blanca

Un poquito de musica, como siempre: