lunes, 5 de enero de 2015

Él vino en un banco, de nombre extranjero...

Este es un post de los que cuesta escribir, una de esas cosas que sabes que debes compartir pero que te da miedo.

Los americanos tienen una expresión "eat the frog" para referirse a estas cosas, yo soy más de una muy española que es "cagar un pomelo"; y que basicamente se refiere a dejar de darle vueltas y hacerlo, aunque como soy un pesao, pues me resisto... ¡demasiado! ea, no me resisto más. Lo grito al mundo:

¡¡ME HE ESTAMPADO CONTRA UN BANCO DEL PARQUE!!

Te odio, banco maldito

Así, como se lee. Me he comido un banco del parque, me he estampado, me lo he tragado, lo he atropellado; me he dado una piña, una galleta, una guaya; he volado, he dado un salto sin paracaidas ni colchoneta. Vamos, que me he caido corriendo.

Esto lo he hecho yo

Lo de caerme es una cosa que tenía ya bastante controlada, dado que lo he practicado con asiduidad esquiando, en bicicleta, en patines, en monopatin, en moto y hasta andando, pero es la primera vez que me caigo corriendo, y aunque no estoy orgulloso del hecho en sí, bastante lo estoy de la forma: he sido original, no me he hecho mucho daño y, lo más importante: no me ha visto nadie. ¡Viva el #earlyfrikyrunning! Si me pasa a las 19:00 salgo en 100 videos de youtube, según se pone el parque.  



Esto también, "el Escorpión"

Y como es bien Galo tomarse las cosas con una sonrisa, os lo voy a contar, así nos sonreimos todos (no ha habido perdidas de piezas dentales, puedo hacerlo). 

El parque donde entreno está a oscuras, como siempre. Iluminan mis pasos la luna, la luz que llevo en el pecho, y en un tramo de unos 150 metros un par de farolas; suena rock kalimotxero en mis auriculares, primera ronda de 20 minutos de carrera continua, dos vueltas de 2 kms disfrutando, esto va muy bien... ando 1 minuto, recupero pulsaciones. Y vuelvo a correr.

Esto lo repito cada jornada de Esqui, busco la perfección

Primera vuelta, al pasar por la zona con farolas me cruzo con una chica que corre también. La saludo, siempre saludo a los corredores a estas horas (son las 6:00 más o menos, cruzarse con alguien que corre con la cara tapada para evitar el frio puede asustar, y un "buenos días" es muy agradable); me devuelve el saludo, sin muchas ganas. Debe llevar menos despierta que yo, ella dá vueltas por la zona iluminada.

Segunda vuelta, mis auriculares se quedan sin bateria y la musica sale de mi telefono para todo el parque. Lo oigo mal (ahora suena hip-hop mexicano), sigo corriendo y pienso "en el proximo minuto de recuperación apago esto", tengo muchas ganas de silenciarlo, me pone nervioso.

Pocas pero memorables en la bici

Vuelvo a la luz, y a cruzarme con la corredora, el telefono pita para que camine un minuto, miro mi brazo para silenciar la musica mientras reduzco la marcha...¡OUCH! vuelo, aterrizo... me levanto y miro alrededor; no me ha visto nadie, reviso daños, cojeo, pero no parece nada grave.



Me vuelvo a casa andando y cabreado, aunque cuando llevo un par de minutos empiezo a sonreir otra vez... que galleta más tonta.

En el momento giro-cuello-miro-movil mi cuerpo siguió a mi cabeza, y como ésta miraba a un lado, a un lado me fui. Sin poner intermitente ni nada. Según la RAG (Real Academia de Galletas) ha sido un Gallleting al Despisting con Nocturnidad.

Así lo viví yo


Notas del ejercicio:
  • Busqueda de objeto contundente en la oscuridad: 7 (el banco es grande, y había farola)
  • Vuelo: 8 (postura inicial vertical, postura media horizontal)
  • Aterrizaje: 5 (postura horizontal, con poco arrastre.)
  • Ouch: 9 (grito seco sin exagerar el volumen)
  • Privacidad: 10 (hasta ahora, claro).
  • Lesiones: 4 (unos días de rodilla dolorida) 
Resultado final: 7,8 Notable alto, no es necesario repetir.

¡Maldito banco! ¡te odio!

Mientras escribo, escucho: